Despidos

El despido es una situación desagradable en la que se puede enfrentar una persona en su vida adulta, tanto desde el punto de vista de las consecuencias económicas que conlleva como en el aspecto personal, debido a los sentimientos de frustración, humillación o vergüenza que acarrea tal cese de la actividad laboral.

Un despido adecuadamente sentenciado no es nunca la decisión que toma un trabajador que ha decidido emprender otro camino o que decide tomarse una excedencia no pagada.

Cuando hablamos de despido podemos decir que es un fallo unilateral del empleador, de la empresa, de suprimir el contrato con el trabajador de forma anticipada, y según el Estatuto de los Trabajadores existen (02) dos tipos de despido o rescisión de contrato, de acuerdo a los motivos que han llevado a tal situación.

Tipos de despido

  • Despido objetivo.
  • Despido procedente.
  • Despido disciplinario.
  • Despido improcedente.
  • Indemnización por despido.

Te asesoramos sin compromiso. Primero consultanos, la primera consulta es gratuita

Despido objetivo,  se produce cuando se suprime el contrato de trabajador por causas ajenas al mismo, destacando que cuando no se le puede atribuir de la causa del despido.

No obstante, lo incuestionable es que se supone de la misma manera despido objetivo cuando la cancelación se da al reflexionar que el trabajador demuestra una ineptitud para las labores establecidas, motivo que puede ir desde una enfermedad que incapacita a esa persona para el trabajo hasta, por ejemplo, la pérdida del permiso de conducir en un empleo que requiera dicho documento.

Cuando hablamos de despido objetivo se origina cuando ocurre un fallo de adaptación a razonables modificaciones técnicas de su trabajo, que siempre irán acompañadas de cursos en los que se capacitará a los trabajadores, a los que podrá despedir si, aun con esta formación pagada, no se adaptan. Incluso cuando se le despide por repetidas ausencias (llegan el 20% de las jornadas hábiles en los últimos dos meses), aunque justificadas, se habla de despido objetivo.

Despido procedente

El despido es competente y como procedente por la Sentencia del Juzgado de lo Social cuando los orígenes en la que el mismo se basa sean indiscutibles o justificadas. Ello va sobredicho tanto al despido disciplinario como al despido objetivo. El artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores constituye una sucesión de principios que evidencian el despido disciplinario.

Despido disciplinario

El Despido Disciplinario es tiene como causa fundamental una conducta imputable del trabajador constitutiva de una falta sancionable. Se relaciona con la sanción más grave, que puede imponer el empresario al trabajador y generalmente carece de indemnización por despido. Legalmente se establecen como conductas sancionables con el despido disciplinario las siguientes:

  • Reiteradas e infundadas faltas de asistencia o puntualidad.
  • Indisciplina o desobediencia.
  • Agravios verbales o físicas al empresario o a otras personas.
  • Infringir la buena fe contractual, o el abuso de confianza al desempeñar el trabajo.
  • Disminución voluntaria y continuada en el rendimiento del trabajo.
  • La toxicomanía o embriaguez que afecten negativamente al trabajo.
  • El acoso por motivos raciales, étnicos, religiosos, discapacidad, edad u orientación sexual, o por razón de sexo tanto al empresario como a otras personas en la empresa.
  • Por principios fijados en Convenio Colectivo.

También los Convenios Colectivos pueden establecer más conductas que constituyan faltes muy graves sancionables con el despido disciplinario.

Despido improcedente

Cuando el despido es señalado improcedente, el empresario, en el plazo de cinco días desde la notificación de la sentencia, deberá optar entre:

  • Readmitir al trabajador en su mismo puesto de trabajo, debiendo pagarle los salarios de tramitación.
  • Pagarle al trabajador una indemnización de 45 días de salario por año de servicio (hasta el 11/02/2012) y de 33 días de salario por año de servicio (desde el 12/02/2012 en adelante), prorrateándose por meses los períodos de tiempo inferiores a un año hasta, un máximo de 24 mensualidades (salvo los que hubieran iniciado su relación laboral antes de la reforma laboral, siendo su tope máximo de 42 mensualidades).

En cuestión de que el empresario no declarara su elección entre la readmisión o la indemnización, se entiende que ha optado por la readmisión. (Si el despedido fuera un representante legal de los trabajadores o un delegado sindical, será éste quien tendrá el derecho de optar).

Si, a pesar de haber elegido por la readmisión tanto de forma expresa como de forma tácita, si la empresa no emanara a readmitir al trabajador de forma efectiva en las mismas condiciones que tenía antes del despido, éste podrá instar cumplimiento de la sentencia a fin de que el Juzgado dicte un Auto declarando la extinción de la relación laboral, y condenando a la empresa a pagar al trabajador la indemnización por despido improcedente más los salarios de tramitación.

Te asesoramos sin compromiso. Primero consultanos, la primera consulta es gratuita

Indemnización por despido

La indemnización por despido varía en función de la modalidad de despido que practique la empresa.

Si se trata de un despido objetivo, le corresponden al trabajador 20 días de salario por año trabajado. En caso de que el despido sea disciplinario o se trate de un despido objetivo impugnado por el trabajador y declarado improcedente, la indemnización será de 45 o 33 días por año trabajado.

¿Necesita un Abogado en Madrid?

Te asesoramos sin compromiso. Primero consultanos, la primera consulta es gratuita.

SOLICITA TU PRIMERA CONSULTA GRATIS

Rellene el formulario y le llamaremos a la mayor brevedad posible.

DONDE ESTAMOS

Nuestro Bufete de abogados en Madrid ofrece servicios jurídicos en pleno Madrid muy próxima a los Juzgados y Tribunales.

Más de 30 Años de experiencia

Dirección: Paseo de la Castellana 114; Esc 2ª-3º 28046 Madrid – España

Scroll al inicio
Ir arriba